Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros productos o la siembra de huertos en general? En este apartado vamos recogiendo las preguntas y las respuestas a las cuestiones que nos hacen llegar nuestros usuarios.

Si no encuentras tu pregunta o crees que falta alguna, envíala a info@sembra.eu. Te contestaremos en breve y la añadiremos a este apartado. Gracias por ayudarnos a crecer.

El tiempo que necesitan las semillas para germinar varía mucho de una especie a otra y de las condiciones ambientales que haya. Sin embargo, como norma general, a partir de los 10 días de haber hecho la siembra deberían aparecer los primeros brotes.  Las lechugas son un poquito más impacientes y pueden aparecer a la semana. En cambio, la menta o el perejil se hacen esperar más, unas cuatro o cinco semanas. ¡Paciencia! Os dejamos una tabla con los tiempos de germinación de algunas especies. Recordad que son datos orientativos y que puede haber diferencias entre zonas geográficas y variedades de plantas.

Especie
Días germinación

Lechuga
7-15

Tomate
7-15

Espinacas
7-15

Rúcula
3-10

Canónigos
7-15

Acelga
7-15

Pepino
5-10

Maíz dulce
5-15

Especie
Días germinación
Judía
7-20

Guisante
7-14

Albahaca
15-30

Orégano
10-25

Perejil
20-40

Tomillo
10-25

Camomila
10-20

Menta
20-40

En primer lugar es conveniente mantener la temperatura y la humedad constantes: en primavera, a partir de los 20ºC, y en otoño/invierno, en torno a los 10ºC. La temperatura óptima de germinación de la mayoría de especies suele estar entre los 20-25ºC. Y, sobre todo, el sustrato tiene que estar siempre húmedo.

El mejor ambiente para tu plantel es el término medio, que tenga sol y sombra.

Lo mejor para tu huerto es la luz solar directa para que puedas sacarle el máximo partido posible. Sin embargo, puedes tener el plantel en el interior, procurando que esté al lado de una ventana con una buena exposición solar. También puedes sacarlo al exterior durante el día y ponerlo a cubierto por la noche, para evitar las heladas.

Como orientación, recuerda que el sustrato debe estar siempre húmedo pero sin encharcarse. Las plantas mueren tanto por exceso como por falta de agua. Para saber si la planta necesita agua o no, recomendamos tocar con el dedo la superficie del semillero: si está seco tendrás que regar y si está suficientemente húmedo, no.

Depende de cada variedad pero, como norma general, a partir de un mes después de la siembra o cuando el plantel tenga unos 10 cm de altura, ya estará listo para ser trasplantado.

Si el sustrato es de calidad no es necesario. Pero si reutilizas tierra que ya tenías, sería conveniente enriquecerla con hummus de lombriz y/o algún sustrato de primera calidad para evitar una posible falta de nutrientes. En tu centro de jardinería encontrarás productos que llenarán de vitalidad tu plantel.

En general, sí. Lo único que debes tener en cuenta es que la distancia entre ellas sea la adecuada una vez crezcan. Evita por eso poner la menta o la hierbabuena con otra variedad porque les gusta crecer a sus anchas, invadiendo todo el espacio. También es conveniente evitar asociar especies de la misma familia. Ponemos los ejemplos más comunes en el huerto:

  • Los guisantes, las habas o las judías pertenecen a la familia de las leguminosas.
  • Las espinacas, las acelgas y las remolachas pertenecen a la familia de las quenopodiáceas.
  • Los tomates y las patatas pertenecen a la familia de las solanáceas.

Uno de los aspectos claves para tener una cosecha exitosa es una buena orientación del huerto. En general, se recomienda orientar el huerto hacia el sur o suroeste y que disponga de 6 horas de luz directo al invierno y 8 horas en verano.

Si están secas significa que les falta agua. Quítalas y riega tu plantel con más frecuencia. Si están amarillas, necesitan nutrientes. Es el momento de añadir abono para alimentar el sustrato.

En general, el mejor aliado para la recolección es nuestro propio ojo. Se deben recolectar las hortalizas a nuestro gusto, de igual forma que las compraríamos en una verdulería. Sin embargo, os damos algunos consejos:

  • Acelgas: es aconsejable ir recolectando con frecuencia, cortando primero las hojas externas y dejando que crezcan las del centro.
  • Lechugas: deben recolectarse antes de que empiecen a espigarse y  a perder su forma.
  • Calabacines: pueden crecer hasta límites insospechados, así que dependerá de tu gusto. Hay quien los prefiere pequeños y hay quien se decanta por un tamaño mediano.
  • Judías: estarán a punto cuando hagan unos 20 cm.  No esperes a que marquen grano. 
  • Maíz: se deben recolectar cuando los granos de la mazorca estén totalmente desarrollados, amarillos, brillantes y en la fase lechosa (cuando aplastamos el grano entre los dedos sale un líquido blanco).

Las semillas no caducan, pero pierden el poder de germinación si no están en las condiciones adecuadas. Las semillas SEMBRA van envasadas en aluminio planchado (como si fuera un Tetra Brick), que permite la máxima conservación de las semillas y pueden durar hasta cinco años si se conservan en un lugar seco y sin sol directo.

Básicamente para aprovechar espacio y tiempo. Ten en cuenta que no todas las semillas son iguales ni los brotes tampoco. Haciendo el plantel sabrás exactamente cuántos brotes te crecen y el espacio que te ocupan. De esta manera te resultará mucho más fácil calcular el terreno que vas a necesitar después y lo amortizarás mejor.

SÍ, no hay problema en cuanto a la siembra. Lo único que debes tener en cuenta es que son hortalizas o hierbas para ser consumidas en crudo y debes dedicar especial atención a las medidas de higiene (lavado) antes de ser consumidas.

Si has comprado nuestros productos en nuestra tienda online, recibirás tu pedido en 48-72 horas, a partir del pago del mismo. La entrega de tu pedido la realiza SEUR en días laborables.

Suscríbete a la newsletter